CIMS DE PORRERA

Viñedos con más de cien años de vida, cepas que ofrecen unos rendimientos bajísimos pero que permiten elaborar unos vinos de una calidad singular. Este es el secreto de Cims de Porrera a la hora de sacar lo mejor de las variedades de uva autóctonas de la DOQ Priorat: la Caranyena y la Garnatxa.